Historia de la maquina de coser

Historia de la máquina de coser

El siglo XIX se caracterizó por dar a conocer multitud de inventos que modernizaron la sociedad de su tiempo y sirvieron para hacer posible el mundo que hoy conocemos.

Pero el camino de los inventores está plagado de multitud de dificultades. La desconfianza ante lo desconocido, la inseguridad de lo nuevo, la resistencia a los cambios y los intereses en juego. Sí, para ser inventor hace falta tener, además de talento, un temple especial.

Veamos la historia de la máquina de coser:

Berthélemy Thimonnier, el sastre que inventó la máquina de coser

Berthélemy Thimonnier Berthélemy Thimonnier era un sastre francés nacido en L’Arbresle en 1793 que decidió recorrer el camino de la aventura dentro de su gremio.

Construyó con gran esfuerzo una máquina a pedal en madera que cosía dos trozos de tela por medio de un ganchillo y un único hilo a una velocidad de 200 puntadas por minuto.

El invento absorbió de tal manera a nuestro sastre que llegó a descuidar su taller de sastrería, empeñado en la construcción y desarrollo de su máquina. Pero, gracias a su tesón y esfuerzo, en 1830 patentó la primera máquina de coser.

En 1831 un fabricante de prendas militares le propuso la fabricación de cien máquinas y dirigir un taller de costura. En circunstancias normales esto habría supuesto para Thimonnier alcanzar la fama y la fortuna.

Pero no. Los obreros de los talleres de costura de París se alzaron contra la máquina que anunciaba su desempleo y con la ayuda de los vecinos del inventor destruyeron toda su obra.

Arruinado y decepcionado regresó a su pueblo natal a pie cargando a sus espaldas la única máquina de coser salvada del desastre. Allí continuó su vida… como sastre.

El buen hombre falleció en Amplepuis en 1857. Años después Singer perfeccionaría el invento, provocando una verdadera revolución en la industria textil.

Thomas Saint, el inventor olvidado

En numerosas ocasiones no es el que tiene una idea innovadora el que es reconocido. Ni siquiera tras haberla soñado y trabajado puede verla hecha realidad. Pero esto no les paraliza ni disminuye su pasión por alcanzar el objeto de su visión. Muchas veces no siempre los que siembran son los que cosechan.

Y es que, aunque la autoría de la primera máquina de coser fue de Thimonnier, en realidad no fue el primero en desarrollar el invento.

Historia de la máquina de coser

Ese honor pertenece en realidad a Thomas Saint, que la patentó en Londres en 1790. Sin embargo la contribución de Saint no se hizo pública hasta 1874, cuando William Newton Wilson, un fabricante de máquinas de coser, encontró los dibujos en la Oficina de Patentes de Londres y fabricó a partir de ellos un modelo que, con algunos ajustes, funcionó perfectamente.

Así que, en realidad, fue en 1790 cuando fue realmente inventada la máquina de coser por Thomas Saint, aunque se le suele dar el crédito a Thimonnier por ser el primero en fabricarla y porque el invento de Saint permaneció olvidado durante muchos años.

En el Museo de la Ciencia de Londres se puede ver el modelo que Wilson fabricó a partir de los diseños de Saint, además del modelo de Thimonnier.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 votos, media: 4,86 de 5)
Cargando…

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Share This